[bmto id=”1″]https://www.youtube.com/watch?v=JfYZKQzxE70[/bmto]

En la homilía de la misa de la mañana, celebrada en la Casa de Santa Marta, el Papa Francisco advirtió sobre “la polilla de los celos”, que nos lleva a envidiar a los demás con una “murmuración” con nosotros mismos que mata al otro, pero que en realidad “no tiene consistencia”. La envidia lleva al rey Saúl en el episodio bíblico narrado en la Primera Lectura, a creer que David es un enemigo, un asesino. Pero el Señor luego le da la gracia de ver la “pompa de jabón” creada por sus celos, y de hacerla explotar, pacificándose con David.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 10 =